¿Cómo puedes comprobar que tu piscina tiene una fuga de agua?

Como expertos en la reparación de fuga de agua en las piscinas queremos que sepas que existen dos tipos de fugas, como son las fugas de agua hidráulicas y las fugas de agua estructurales. Las primeras se encuentran en el sistema de filtrado de las piscinas y las segundas, en cambio, están relacionadas con el […]

home / Seguridad / ¿Cómo puedes comprobar que tu piscina tiene una fuga de agua?

Como expertos en la reparación de fuga de agua en las piscinas queremos que sepas que existen dos tipos de fugas, como son las fugas de agua hidráulicas y las fugas de agua estructurales. Las primeras se encuentran en el sistema de filtrado de las piscinas y las segundas, en cambio, están relacionadas con el vaso de la piscina. Dependiendo de las dimensiones o la gravedad de estos escapes de agua, será necesario reparar la piscina con el vaso lleno o bien con el vaso vacío, para evitar todos los riesgos posibles.

Diversas maneras de comprobarlo

  1. La evaporación del agua es una clara señal de que pueda ser necesaria una reparación de una fuga en las piscinas. Cuando el nivel de tu piscina puede disminuir hasta medio centímetro cada día, es muy probable que se trate de un escape de agua.
  2. La prueba del cubo; Otra manera muy habitual de comprobar si tienes una fuga de agua en la piscina es que dejes un cubo atado, al mismo nivel del agua, durante un día entero para comprobar si el nivel del agua sigue igual o ha bajado.
  3. La cinta adhesiva también puede funcionar, tal y como hemos explicado antes con el cubo, puedes marcar el nivel del agua con la cinta y comprobar si al día siguiente ha bajado.
  4. Tu factura; Los números no fallan, si tu factura del agua ha incrementado considerablemente, puede tratarse de una fuga de agua, ya que la piscina va perdiendo agua y el gasto cada vez es mayor.
  5. Tinte; Existe un tinte especial para piscinas que se inyecta en el agua cerca de una tubería y, si el tinte se queda en el mismo lugar significa que la piscina no tiene fugas, pero si la tubería absorbe el tinte es que sí que es necesario hacer una reparación de la fuga de las piscinas.

Mantenimiento, la mejor prevención

Para evitar la reparación de la fuga de agua en las piscinas, lo mejor es realizar un correcto y cuidado mantenimiento y las tareas de limpieza, utilizando alguicidas, reductores de pH, ozono, elevadores, contar con un revestimiento de máxima calidad… Todo ello protegerá tu piscina y será más difícil que esta sufra desperfectos o anomalías como las fugas de agua, las grietas o arañazos.

Para el mantenimiento del agua, además de limpiarla y conseguir un equilibrio adecuado, es bueno contar con cepillos y ácidos, porque combinados son una buena opción para el mantenimiento del agua, sin utilizar ningún jabón, ya que podría hacer una reacción con el cloro.

Si quieres más información sobre este tipo de problemas o necesitas de una reparación profesional en tu piscina, ponte en contacto con nosotros.