Rehabilitar la piscina

Los pasos que no pueden olvidarse El tener una piscina es un verdadero privilegio: es un espacio para disfrutar con familia y amigos. Sin embargo, debemos estar atentos de los trabajos de cuidado para mantenerle en funcionamiento. Muchas veces olvidamos los cuidados constantes y, por lo tanto, llega el momento de rehabilitar la piscina. Las […]

home / Rehabilitar la piscina / Rehabilitar la piscina

Los pasos que no pueden olvidarse

El tener una piscina es un verdadero privilegio: es un espacio para disfrutar con familia y amigos. Sin embargo, debemos estar atentos de los trabajos de cuidado para mantenerle en funcionamiento.

Muchas veces olvidamos los cuidados constantes y, por lo tanto, llega el momento de rehabilitar la piscina.

Las tareas de rehabilitar la piscina pasan por revisar si existen fugas, reparar grietas, repintar, recubrir fibra de vidrio y más.

Aunque las buenas piscinas están construidas para durar, los contratiempos ocasionales pueden dañar la estructura y requerir una reparación. En la mayoría de los casos, es mejor buscar la ayuda de un profesional para que no se produzcan daños adicionales y dejar las tareas de rehabilitar la piscina en manos de expertos.

El primer paso al rehabilitar la piscina es revisar por posibles fugas. A menudo es difícil determinar si una caída en el nivel del agua de la piscina es el resultado de una fuga o una evaporación normal. Por suerte, un experto tendrá la experiencia y herramientas necesarias para hacer un diagnóstico adecuado.

¡Problemas que nos encontramos en nuestras piscinas!

Otro problema común es el concreto agrietado. Las paredes de concreto de una piscina a veces pueden agrietarse a medida que se mueve el suelo circundante.

Las grietas pequeñas se pueden reparar fácilmente, pero las más grandes pueden indicar problemas estructurales que deben corregirse mediante la excavación. Ante esto, es necesario al rehabilitar la piscina un examen completo sobre el estado de las paredes.

En general, una grieta de menos de 1/4 de pulgada de ancho y menos de 2 pies de largo se puede reparar, aunque el proceso requiere mucho tiempo: primero se debe drenar la piscina por debajo del nivel de la grieta, algo que no debe hacerse sin la guía de un profesional ya que podría agrietarse más o salirse del suelo.

De igual forma, el contacto diario con productos químicos y la exposición a elementos exteriores pueden disolver lentamente el revestimiento de yeso en una piscina de hormigón y hacer que se astille en un proceso conocido como desconchado.

Aunque esto no representa un peligro estructural, es importante añadir esta tarea al rehabilitar la piscina ya que es antiestético y puede crear bordes irregulares que albergan algas.

Puede reparar el desconchado con un parche, pero volverá a ocurrir. Ante esto, lo ideal es encontrar a profesionales que lo puedan guiar sobre las mejores soluciones ante este problema.

Otro caso distinto son las piscinas de fibra de vidrio. Aunque las piscinas de fibra de vidrio son extremadamente duraderas, la superficie de su gelcoat puede desteñirse, volverse opaca o mancharse.

Si el deterioro se limita a un área pequeña, se puede aplicar más gelcoat en ese lugar. Pero si el daño cubre un área grande, es posible que sea necesario rehabilitar la piscina al drenar la estructura y volver a revestir toda la estructura.

Recuerde contactarnos si tiene planes para rehabilitar la piscina para obtener la mejor atención de la mano de verdaderos profesionales.